recomendaciones estimular

Recomendaciones para estimular a tu bebé

Cariño, atención, comunicación, situaciones nuevas y variadas, juegos divertidos y un entorno seguro e interesante de explorar, son algunos de los elementos que el niño necesita recibir de sus padres desde el momento del nacimiento, a lo largo de toda su infancia y hasta los 10 años de edad, que es un período decisivo para el desarrollo de su cerebro y sus futuras capacidades intelectuales, porque es la etapa en que se establecen más conexiones entre las neuronas del cerebro.

El niño necesita unos padres y familiares que respondan a sus necesidades emocionales y psicológicas, que jueguen con él, le canten canciones, lo abracen, lo acaricien, le hablen, lo arrullen, rían con él, le lean cuentos, lo tomen en sus brazos y le presten atención a sus necesidades.

Es el mejor camino para estimular a tu bebé y ayudarle a desarrollar al máximo sus conexiones cerebrales es estar atentos a lo que el bebé requiere y satisfacer sus necesidades naturales y espontáneas, porque muchos expertos aseguran que un niño no necesita otro estímulo que el que recibe cuando lo atendemos normalmente, respondemos a sus necesidades y lo tratamos con cariño.

El bebé desde que nace provoca con sus gestos las respuestas que más lo estimulan. Al mirar a sus padres busca la mirada de ellos, al extender los dedos invita a que le pongan un juguete en su manita.

Con dejarte llevar por tus propios sentimientos y observar su comportamiento y reacciones, serán de acuerdo a la maduración natural de su sistema nervioso y desarrollo psicomotor.

Los estímulos y las primeras experiencias que reciben los bebés determinan qué conexiones se forman en su cerebro.

Cuando una conexión se utiliza habitualmente se convierte en un enlace permanente, pero si no se utiliza es muy probable que no se mantenga.

El cerebro infantil se desarrolla gracias a las situaciones que experimenta y a las conexiones que se forman entre sus neuronas. Un niño que desde su nacimiento ha estado en un ambiente con relaciones que estimulan sus emociones, intelecto, aprendizaje y habilidades, los desarrollará en mayor medida que un niño que ha crecido sin esos estímulos.

Las capacidades del niño dependerán en gran medida de los cuidados, estímulos y educación que recibió, porque su cerebro se beneficia de las experiencias y enseñanzas que absorbió durante los primeros años de vida. Por lo tanto los expertos dan estas recomendaciones para conseguir que tu hijo logre las mejores capacidades posibles:

Vista: Coloca a los lados de su cuna objetos de formas diferentes, de colores atractivos y distintas fuentes de luz.

Para ayudarle a coordinar la vista con el tacto y aprender a diferenciar los objetos, dale juguetes de diferentes colores y texturas.

Oído: Para captar la atención de tu niño, usa sonajeros, cascabeles y música. Mientras bañas y vistes a tu niño, háblale y cántale para que se acostumbre a tu voz y tus palabras.

Tacto: Dale a tu bebé un suave masaje con aceite o crema para estimular su tacto y circulación sanguínea de la piel, y darle una agradable sensación de calor. Las caricias, mimos, cosquillas y todo contacto con tu piel serán estímulos placenteros para tu bebé.

Gusto: Para ayudarle a coordinar mejor los movimientos entre su mano y su boca, permite que coma con una cuchara, aunque tire parte del alimento. Deja que tu bebé sostenga su propio biberón o tazón mientras come. Dale cosas que pueda comer él solito y sin peligro, como galletas para bebés.

Olfato: Cuando prepares la comida, ten a tu niño en la cocina para que descubra nuevos aromas, pero siempre lejos de zonas de riesgo y de los cuchillos.

Comunicación: Enséñale a tu bebé a despedirse con la mano y a expresar sí o no asintiendo o negando con la cabeza. Preséntale a otros niños de su edad o mayores, para que se comunique con ellos.

Precisión: Intenta que el niño se quite algunas prendas él solito. Quítale la camiseta del cuerpo y los brazos y haz que él se la quite de la cabeza. Déjale los calcetines en la punta del pie y explícale cómo terminar de quitárselos.

Equilibrio: Cuando pueda sostener un juguetito, enséñale a colocar un bloque de construcción encima de otro y formar una torre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *