maternidad

Maternidad Padres

38

En cuanto tenga certeza de que está embarazada es recomendable ponerse en contacto con la consulta de Obstetricia.

La primera visita debe desarrollarse dentro del primer trimestre. Se desarrollará una visita de seguimiento, aproximadamente, cada 4-6 semanas, hasta llegar al final del embarazo, momento en el que se le escuchará semanalmente. Será su propio obstetra el que le indicará el calendario a seguir.

Es necesario ir a clases de Educación maternal, que incluye la preparación al parto, donde se le facilitará toda la información necesaria para que se desarrolle de la mejor forma posible, habrá que ir alrededor del tercer trimestre.

Si es fumadora, puede ser una buena ocasión para dejar de fumar. Si no pudiera alcanzar este objetivo intente al menos no superar la cantidad de 5 cigarrillos al día.

Evite el abuso de bebidas alcohólicas y no tome medicamentos sin recomendación médica.

Si necesita desarrollar algún viaje, siempre y en el momento que no haya ninguna contraseñalación expresa, escoja el medio de locomoción más cómodo. En caso de utilizar el coche, se aconseja la colocación del cinturón de seguridad de forma que no oprima el abdomen, haciendo que pase por encima o por debajo. Además es aconsejable desarrollar pequeñas pausas mientras el viaje, cada 2 horas aproximadamente, con el fin de pasear un poco y tomar algún tipo de alimento más o menos ligero.

Hay que evitar el sobrepeso.

Es necesario tomar alimentos que faciliten el crecimiento y desarrollo de su hijo.

La alimentación debe ser equilibrada y ordenada. Ponga especial atención a la calidad de las comidas, debido a que la cantidad apenas se verá modificada. En cuanto a la frecuencia, es mejor una distribución de 5 comidas al día.

Elija la forma de cocción, siempre que sea posible. Evite las frituras. Ingiera alimentos hervidos, al vapor o a la plancha. Use condimentos naturales como el ajo, la cebolla o el limón.

Elija aquellos productos que no hayan sufrido excesivos procesos de preparación o elaboración. Son preferibles los alimentos en sus formas naturales. Cada día se aconseja tomar verduras, fruta, carne o pescado.

Se recomienda la ingesta semanal de legumbres en pequeña cantidad. Varias veces por semana habrá que tomar cereales, si son integrales mejorarán el posible estreñimiento.

Siempre que no hay inconveniente habrá que ingerir aproximadamente 1 litro de leche o derivados lácteos.

Se recomienda beber de 1 a 2 litros, preferentemente agua o zumos naturales. Habrá que limitar las bebidas gaseosas, bebidas estimulantes.

Se desarrollará una actividad normal, sin desarrollar trabajos excesivamente pesados ni levantar pesos.

Si su trabajo exigiera mantenerse mucho tiempo de pie intente descansar a menudo.

Si en su trabajo debe mantenerse mucho tiempo sentada, procure levantarse y dar pequeños paseos, esto evitará la aparición de hinchazón de los tobillos.

Cuando permanezca sentada procure que la espalda esté bien apoyada contra una superficie dura.

Si quiere practicar deporte no existe ningún impedimento, únicamente habrá que adaptarlo a la nueva situación.

Conviene que el ejercicio sea lento y progresivo en base a ejercicios rítmicos. Es aconsejable la marcha, 20 minutos diarios y la natación.

Es importante procurar una correcta higiene bucal. Las encías mientras el embarazo son más frágiles y sangran con relativa frecuencia. Además se puede notar un aumento de la salivación, por lo que se aconsejan lavados de boca después de las comidas con un cepillo de cerdas suaves. Además una visita al dentista al principio del embarazo nos apoyará a prevenir pequeños conflictos, frecuentes mientras la gestación.

Con respecto a la higiene general, son preferibles las duchas a los baños y siempre a temperaturas suaves. Mientras los embarazos la sudoración tiende a crecer por lo que será conveniente las duchas diarias. Tras esto hidrate bien la piel, no utilice desodorantes con alcohol ni jabones excesivamente fuertes. Los pechos no precisarán cuidados adicionales.

Los vestidos deben ser amplios y cómodos, sin oprimir. La ropa interior se aconseja que sea de algodón o fibras naturales, debido a que favorecen la transpiración corporal. Las medias es conveniente que sean hasta la cintura, autoajustables y elásticas, de tal manera que favorezcan la circulación venosa. Si lleva calcetines evite que sean excesivamente ajustados, sobre todo a nivel de la rodilla.

No utilice fajas, salvo en aquellos casos en que esté señalada. Si es necesaria se utilizará una faja específica para embarazadas.

Los sujetadores se irán adaptando a los cambios del pecho, conforme vaya aumentando de volumen.

No utilice zapatos ni excesivamente altos ni totalmente planos.

Mientras los primeros meses del embarazo, debido a los cambios hormonales que se producen en el organismo, es habitual encontrarse cansada, con sueño y con cierta labilidad emocional.

Después a medida que transcurre el embarazo, la necesidad de descanso además se verá incrementada, por lo que ser recomienda desarrollar un descanso nocturno de unas 8 horas como mínimo.

Mientras el día se intentará descansar después de las comidas, para que las digestiones no se hagan excesivamente pesadas. Es estos períodos no es necesario acostarse más bien que basta con estar sentada, relajada y con las piernas un poco elevadas.

Las relaciones sexuales podrán mantenerse con normalidad, siempre y en el momento que no haya contraseñalaciones, en cuyo caso se le deberá reportar.

Es importante que se mantenga una comunicación muy fluida entre los miembros de la pareja y los hijos, debido a que, en estos momentos, se hace necesario compartir experiencias, sentimientos y sensaciones. Esta comunicación incluirá además al hijo que va a nacer. Cada vez más se está comprobando los beneficios que se pueden recibir si mientras la vida fetal se produce este tipo de estímulos.

Procure estar relajada y ante las situaciones de mayor estrés o nerviosismo, que no se hayan podido evitar, aplique los métodos de relajación que le enseñarán en las clases de preparación al parto.

Ardores en el estómago: evite comer demasiado.

Vómitos o naúseas: antes de levantarse tome algún alimento sólido, por ejemplo frutos secos, y permanezca recostada unos instantes.

Estreñimiento: tome fruta por la mañana. Es preferible la fruta que los zumos, debido a que éstos no contienen fibra. Camine entre 20-30 minutos al día y aumente la ingestión de agua.

Hemorroides: aparecen por la presión que ejerce la cabeza fetal y más frecuentemente en el momento que se tiene tendencia al estreñimiento. Se aconsejan baños de asiento con agua templada, varias veces al día. Si con esta medida no aliviara este conflicto, consúltelo para que se le indique un tratamiento específico.

Edemas: evite las aguas minerales ricas en sodio, luego como los alimentos excesivamente salados. Reduzca los hidratos de carbono, como el pan, cereales… Repose en posición horizontal y en lateral izquierdo, preferentemente.

Varices: descanse siempre con las piernas elevadas. Haga ejercicios circulatorios de pies y camine de forma regular mientras una hora al día.

Lumbalgias: Aparecen con frecuencia mientras el embarazo y se suelen incrementar en el período final. Se aconseja evitar malas posturas, no levantar pesos, agacharse flexionando las piernas sin doblar el tronco. Suelen aliviarse con la aplicación de calor seco, reposo y masajes.

Flujo vaginal: si apareciera flujo vaginal que por sus características le llega a generar picor o escozor, no olvide comentarlo en cuanto le sea posible por si se tratara de una infección. Si luego fuera, además del tratamiento, parecerían aliviantes los baños tibios de asiento, los lavados con jabones neutro y el uso y cambio frecuente de compresas.

Si experimenta dolor de cabeza intenso, alteración de la visión, aumento excesivo de peso, hinchazón de piernas, cara o manos, o hemorragia vaginal, acuda sin demora a la consulta.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *