luz

La Luz

 

Cuando se fotografía uno se pregunta que es en realidad lo que está haciendo.

Cualquier realidad puede ser reconocida a través de una imagen fotográfica, pero no es la realidad. Nadie puede decir que conoce un sitio si lo conoce a través de la fotografía pero, enseguida lo reconoce si previamente lo vio en una imagen fotográfica.

Esto hace pensar que si bien la fotografía no es la realidad, es de alguna manera un testimonio de que algo hubo ahí en determinado momento.

La cámara fotográfica lo que atrapa es un pedacito muy pequeño de luz, aquella que reflejan los objetos retratados. La luz es la materia prima, sin ella sería imposible fotografiar.

Ella es la que hace visible los objetos y la que permite fotografiarlos.

La luz también permitirá, a través de gradaciones de luminosidad, percibir volúmenes y formas. En general cuando una fotografía es interesante, lo es en gran medida por causa de la luz que recibe la escena. Basta con mirar un paisaje durante distintas horas y observar como varía su interés con los cambios de la luz que lo ilumina.

La posibilidad de formar imágenes con la cámara oscura es posible por la cualidad de la luz de viajar en línea recta, formando por esto una imagen invertida. Los rayos procedentes de la parte superior de la escena sólo pueden llegar a la parte inferior de la pantalla al atravesar el pequeño agujero de la caja y viceversa. La imagen así formada es oscura y de baja definición porque el agujero debe ser muy pequeño.Cuando la luz atraviesa un material de distinta densidad tiene la capacidad de desviarse o refractarse. Es lo que sucede en la famosa prueba de la vara en el agua, que cuando es hundida pareciera que se quiebra.

Esto permite agrandar el agujero de la cámara oscura e incorporar una lente convergente. Una lente como ésta transmite los haces de luz que llegan de cada punto del sujeto y los enfoca sobre una superficie plana.La imagen aparecerá invertida en todas las direcciones y será nitida y rica en detalles.

El desarrollo de los equipos fotográficos, de sus partes mecánicas y sus ópticas, permiten atrapar esa porción de luz para que se produzca la magia de la fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *