castillo praga

El Castillo de Praga y su entorno

 

Reconocida como una de las ciudades más bonitas del mundo, la ciudad recibe muchos turistas deseosos de conocer su casco histórico, que se compone de cuatro barrios: Hradcany, Malá Strana, Staré Mesto y Nové Mesto, cada uno de ellos con un encanto particular que en conjunto forman un sitio de una hermosura descomunal, sólo comparable con Florencia.

Hablar de Praga es sinónimo del Castillo de Praga, que a su vez es un símbolo claro de poder no sólo en la capital de la República Checa, sino de toda la región de Bohemia. No olvidemos que alojó en sus habitaciones a los emperadores del Sacro Imperio Romano hasta llegar a los Habsburgo; de esta forma, el lugar quedará marcado por la historia y la realeza.

Pero, por supuesto, el Castillo no se compone sólo de tal, sino que como buena construcción medieval, posee una serie de edificaciones a su alrededor, que en conjunto hacen todo el recinto, formando así la mayor fortaleza de esa época del mundo.

Entre ellos tenemos la Catedral de San Vito, una impresionante construcción de arte gótico que simboliza ese estilo artístico en la ciudad, siendo la máxima expresión de esa rama del arte de Praga, y una de las más hermosas del mundo al mismo tiempo. Construida en el siglo XIV, es la más antigua de toda Europa Central, silencioso testigo de momentos emblemáticos del viejo continente.

En este lugar fueron coronados los reyes de Bohemia, y hoy en día descansan aquí los restos de varios de ellos, además de todos los obispos y arzobispos de la ciudad. Por supuesto, también alojan los restos de los monarcas checos entre la panoplia de personalidades que aquí están enterrados.

Aunque sólo la Catedral San Vito sea motivo suficiente para volar a Praga, el panorama es mucho mayor y todo sin necesidad de salir del recinto del Castillo. Por ejemplo, sus maravillosos jardines, donde el verde color deslumbra por su pureza y los árboles forman, con las flores existentes, un contraste que emocionará y deslumbrará a más de uno.

Otra de las cosas que podemos encontrar en su entorno es el Callejón del Oro y la Alquimia, cuyas pintorescas casas fueron testigos del paso de varios alquimistas que buscaron diversas fórmulas para obtener oro, a la vez que fueron observadores silenciosos de la vida de Franz Kafka, uno de los escritores más importantes de la historia de la literatura mundial.

Se hace imprescindible, asimismo, la visita a la Capilla de la Santa Cruz, construida en el siglo XVIII y que hoy en día aloja impresionantes muestras de arte de la región de Bohemia, principalmente en lo que se refiere a frescos realizados en todo el Medievo y la época moderna.

Además tenemos aquí la Basílica de San Jorge, la Torre Negra, el Antiguo Palacio Real y una serie de edificaciones que deslumbran a los turistas y cuya lectura detallada podría llegar a aburrir.

También puedes optar por excursiones compuestas, para no encasillarse solo en Praga, combinándola con otra ciudad como puede ser Budapest..

 Praga es una de las ciudades más importantes y hermosas del mundo y que deberíamos conocer y visitar al menos una vez en la vida.

En el momento de llegar a Praga, no olvidéis tomar un exquisito café en alguno de los establecimientos que rodean el Parque Letná, en pleno corazón de la ciudad, donde el delicioso sabor del mismo, adornado con la fantástica vista de la ciudad, os hará pasar un momento realmente inolvidable; convirtiéndose en una de esas pequeñas cosas de la vida que jamás olvidaremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *