decoracion

Decoración de dormitorios

 

Los gemelos son aquellas personas nacidas de una sola gestación y que, por lo tanto, comparten el útero en un mismo embarazo. Esta particularidad se refleja en las características físicas y psicológicas de los hermanos. En este artículo te sugerimos cómo decorar una habitación de gemelos.

Muchos padres prefieren vestir a los gemelos de manera idéntica. Esto, sin embargo, no es recomendado por los expertos, ya que sostienen que puede dificultar el desarrollo de las personalidades de cada uno de los niños. En la decoración del dormitorio, en cambio, es posible tener en cuenta ciertos detalles para evitar que alguno de los pequeños se sienta discriminado y para aprovechar mejor los espacios.

Los biombos son elementos clásicos de la decoración oriental, pero poco a poco fueron introduciéndose en todos los estilos como accesorios comunes a cualquier decoración. Los biombos son utilizados en cualquier ambiente del hogar, pero quedan de maravilla en el dormitorio porque permiten generar en un mismo lugar 2 espacios distintos.

Pero no sólo cumplen esta función sino que además se han convertido en un elemento decorativo con fuerte presencia estética.

Los biombos crean un espacio cálido e íntimo, y es un accesorio simple y económico que nos dará muchas posibilidades en el dormitorio.

 

Es posible leer en cualquier lado: en la cama, en un sillón, en el autobús, en la playa… Sin embargo, siempre es bueno que la casa cuente con espacios confortables y específicos para el desarrollo de esta actividad tan saludable. En esta ocasión te proponemos que crees un rincón de lectura en el dormitorio infantil para que tu hijo adquiera el hábito.

Necesitamos que se trate de un espacio cómodo y tranquilo. Por sus características, lo mejor es optar por una esquina de la habitación, que esté fuera del paso y que nos permita disponer de ciertos elementos sin alterar la funcionalidad del resto del cuarto.

El dormitorio es un ambiente íntimo. Sólo acceden a él nuestros familiares y amigos más cercanos. Sin embargo, en ocasiones, el dormitorio se expande para albergar visitas. Para que resulte cómodo a los invitados, tenemos que contar con algún soporte de descanso adicional.

Disponer de una cama adicional puede ser la opción ideal para invitar a dormir a alguien al hogar. Otra opción es contar con un sofá cama, una cama nido, una litera u otro mecanismo que facilite el descanso en una superficie reducida.

El color blanco es el que suele predominar en los hogares, y los dormitorios no son la excepción. Este tono tiene la capacidad de reflejar la luz, lo que le convierte en una decisión inteligente en los espacios de dimensiones reducidas.

Si quieres romper con las reglas y te animas a probar algo diferente, sin embargo, puedes apostar por un dormitorio negro.

El negro es la ausencia de color. Por lo general se asocia con cuestiones negativas, como la muerte o lo oscuro. Sin embargo, el negro también puede resultar muy elegante y, por qué no, transmitir paz y tranquilidad. Si el negro predomina en el espacio en el que descansamos y dormimos, desarrollaremos un ambiente que ayudará a la relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *