decoracion casitas

Decoración casitas de jardín

Las casitas de jardín estilo choza o bohío, son una de las adaptaciones más hermosas y eclécticas que se pueden concebir en espacios exteriores, teniendo en cuenta que su montaje puede resultar muy sencillo. Complementaria a esta idea, podemos decir que la sobriedad y el dinamismo de cada una de estas piezas construidas con un esmero muy particular, reflejan el gran grado de adaptación que una casita de jardín puede llegar a adquirir. Porque las casitas de jardín sin duda pueden alcanzar distintos arquetipos, y solamente recuerde las enormes posibilidades que se pueden realizar con una de estas evocadoras constituciones.

La choza o el bohío consisten en una denominación circular, en donde las principales líneas de base la constituyen vigas verticales fuertes y un techo que por lo general ocupa un espacio considerable. Las casitas de jardín no tienen por qué seguir obligatoriamente los patrones arquitectónicos preestablecidos, sino que perfectamente son versátiles teniendo en cuenta el entorno y la intención del usuario con respecto al uso de su construcción. Si usted pensó o piensa que estas no deben ser consideradas casitas de jardín, permítase el gusto de poder imaginarse cuántas actividades hogareñas tiene la posibilidad de hacer sin afanes.

Colgar una hamaca para descansar, establecer una zona de bebidas, adecuar un espacio interesante para escuchar y moverse al ritmo de la música, poder hacer un asado, disfrutar de una buena conversación en algún banco bonito especialmente adaptado para ello. De acuerdo, parece más una casa campestre, una casita de jardín campestre, que complementa efectivamente las ansías de gusto y mantenimiento que muchas personas esperan tener con este tipo de construcciones tan simpáticas y fieles a su estilo. Y decimos fieles a su estilo, porque una casita de jardín debe despertar por lo general un sentimiento de calidez muy agradable.

Las casitas de jardín estilo choza o bohío se encuentran disponibles en muchos catálogos importantes de arquitectura, y por igual también en muchos enlaces virtuales que muestran la concepción tan enamoradora de estas construcciones. No obstante que hay un interés creciente por adaptar cada vez más todo tipo de casitas de jardín a todo tipo de espacios, estas son sin duda muy adaptables, y van colocando en el imaginario popular un sentimiento de frescura y de adaptabilidad que de por sí la madera tiene. Sí, estas casitas de jardín son especiales por su gran concepción, y deben ameritarse como una de las líneas más sobresalientes de la actual temporada arquitectónica

Como cuidar las casas de madera de alimañas e insectos xilófagos

Las casas de madera no pueden librarse tan fácilmente de las acciones de los insectos xilófagos, y por esa razón su acción tiene que ser controlada o bien erradicada gracias a unos consejos sencillos que bien vale la pena poner en práctica cuanto antes. En primer lugar, es consecuente saber que la zona en que la que está ubicada la casa de madera puede ser influyente respecto al mayor o menor impacto que pueden generar la acción de estos animales. En los países tropicales por ejemplo, se hace de notar que son más comunes o mejor dicho en zonas calientes.

Por este motivo, cuando el sol apuntala alto o cuando el clima es muy cálido, prácticamente lo más conveniente que se puede hacer es llamar a unos expertos en control de plagas para que ellos puedan disolver los productos necesarios para no conllevar un ataque profundo. Estos animales son muy sensibles a ciertas sustancias de fumigación y por lo tanto su acción redundará efectivamente en la madera que así no será tan apetecible para estos visitantes. Pero para tomar una acción mucho más radical, puede usted mismo contacta en la naturaleza ciertos puntos básicos que le ayudarán a la localización oportuna y pronta de los nidos.

Mantenimiento de pisos o suelos en Casas de madera

Los pisos o suelos en una casa de madera son una de las partes que más tienden a sufrir todo tipo de daños que con el tiempo pueden influir negativamente en la correcta funcionalidad del hogar, y de paso arruinar tal vez un muy buen trabajo de adecuación. Por lo tanto, para evitar sorpresas desagradables mayores, no se debe tener en cuenta la madera como tal con la cual está construido el piso, sino que debe estructurarse de una manera rápida y así mismo el grado de injerencia que puede tener la vida interior dentro de la casa, y por lo tanto hay que hacer un análisis de las acciones que con más criterio pueden hacer que un piso en una casa de madera se dañe.

En primer lugar, se debe lograr la consecución de muy buenos productos que han de conservar la lozanía del suelo de tal manera que se puedan evitar inconvenientes tales como las raspaduras, los bordes picados, los huecos producidos por insectos xilófagos… No hay manera que valga en cuanto a las quejas que se puedan tener con respecto al suelo de las casas de madera, pero se hace necesario de todas maneras que una buena administración de los suelos se haga efectiva con el proceder elegante, así mismo, de los habitantes de la casa.

Cuando alguien llega con los zapatos llenos de barro al interior de la casa de madera, tal y como se tratase de un suelo de baldosín, ladrillo, cemento… se debe limpiar inmediatamente de tal manera que se adecuen las respectivas medidas de seguridad y de cuidado que este piso debe tener. Otra de las características importantes a tener en cuenta para el cuidado del suelo de la casas de madera es no usar tachuelas ni tornillos que puedan estar al alcance de algunos niños inquietos que con ellos podrían estar dañando la estructura del piso como tal.

Hay que tener especial esmero en no incluir objetos demasiado pesados dentro de la casa, de tal forma que no haya posibilidad de que se produzca un feo agrietamiento debido a las condiciones especiales de peso que tiene que soportar. Una más de las precauciones que se deben tener en cuenta para el mantenimiento del suelo en la casa de madera es el de no usar los elementos tradicionales de limpieza en ellos ni materiales que se usan en otros pisos, sino tener para estos un kit especial para mantenerlos muy bien.

Durabilidad de las cabañas de madera

Para que una cabaña de madera pueda mantenerse en pie por mucho tiempo, hay ciertas características esenciales a tener en cuenta de tal modo que se puedan adecuar los cuidados y los requerimientos necesarios con el propósito de que esta construcción dure. Y se puede empezar perfectamente con estos consejos citando uno de los elementos que sin lugar a dudas logra capitular lo que se quiere dar por entendido con el tema de la duración: estamos hablando de las condiciones ambientales. De por sí se sabe que dependiendo del clima particular y mantenible del entorno, una cabaña de madera puede tener más o menos oportunidad para que su constitución se mantenga erecta.

Esto es de vital importancia tenerlo en cuenta, sobre todo porque ciertos tipos de madera se adaptan mucho mejor a un clima determinado, mientras que otras son muy versátiles y pueden conservar sus principales características sin importar las condiciones, duras o especiales, que deban soportar. Este requerimiento se hace mucho más notorio cuando por ejemplo problemas de condensación en la madera se hacen evidentes porque no hay una adecuada resistencia del material y por lo tanto no hay una conciencia directa acerca del elemento primigenio que se ha utilizado. Lo mismo sucede cuando existen otros problemas menores como las goteras, las filtraciones… pero que de todas maneras hacen parte del programa constitutivo de duración de una casa de madera.

Lo que sí vale la pena tener en cuenta trátese del tipo de madera con el que está constituida la cabaña, es que los materiales resultan muy importantes de cuidarlos y de someterlos periódicamente a una revisión general.

Una cabaña de madera en teoría podría durar un tiempo indefinido si tan sólo se tomaran en cuenta constantemente ciertos factores principales para que no haya problemas de adecuación en el futuro. De modo que la resistencia y durabilidad en últimas de una cabaña de madera se logra sostener de acuerdo a unos pilares que son fundamentales para conformar un buen sistema de propensión y cuidado: grandes dosis de detalle en la prevención general, una reestructuración de todos los elementos que puedan estar constituyéndose en un problema a gran escala, el esmero permanente en cuanto al pulimento de la madera y el uso del espacio.

Así mismo, debe existir el compromiso de quienes hayan construido el entorno, que logre dar un parte preciso y constante sobre las adaptaciones particulares que una cabaña de madera desarrolla a través del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *