claves realizar

Claves para realizar preguntas poderosas

La capacidad de hacer buenas preguntas es una competencia que muy pocos desarrollan, sin embargo, para los coach esta rama es el pan de cada día.

Hacer y realizar preguntas poderosas no se reflejan en un simple papel de libreta o una hoja impresa, el hacerlo refleja ciertas características que se deben poner en práctica día con día, las mismas herramientas que ejerce un coach pueden servir a más de un profesional al momento de estar con un cliente, un jefe o en una entrevista.

Escuchar: las buenas preguntas provienen de una escucha activa y la comprensión de los diferentes puntos de vista del cliente.

Descubrir: una vez que se haya escuchado, se tendrá la oportunidad de descubrir y darse cuenta de aquellas premisas o inquietudes que los clientes pueden dar a conocer, es ahí donde la capacidad de pensamiento de un profesional podrá realizar más preguntas e indagar para conseguir más información.

Abiertas: ayudarán a obtener más información y aprendizaje del receptor y permitirá conocer hacia dónde quiere dirigirse.

Avance: no se debe presionar, ni mucho menos hacer que el receptor vea el pasado como un medio de avance, ni en el peor de los casos que justifique sus fallas o logros. Lo que se debe hacer es realizar preguntas hacia el objetivo o visión que busca alcanzar.

El coaching busca hacer foco en el presente y proyectar hacia el futuro, las preguntas poderosas nos permitirán ir hacia esa dirección.

El cómo hacer preguntas poderosas parte de una premisa importante y esa es tener creatividad, el proceso mental para formular preguntas de manera rápida será lo importante para conseguir la información necesaria de un cliente, también se debe tomar en cuenta que la secuencia de preguntas, el tono de voz, el énfasis de ciertos puntos en las preguntas y el lenguaje utilizado juegan un papel importante.

Si durante el desarrollo se tiene duda acerca de si se está en el camino correcto para crear preguntas poderosas, es necesario evitar.

Realizar preguntas de fórmula o estándar, es decir, preguntas realizadas previas a la entrevista y guiarse sólo por ellas.

Hacer preguntas cerradas, en donde sólo se responden bajo un sí y un no.

Formular preguntas en donde se dé una solución o un consejo.

Preguntas con retórica u opinión personal por parte del emisor quedan totalmente descartadas, pues esto le restaría importancia y los haría notar un poco imprudentes.

Interrumpir durante el cliente este hablando, esto traerá un problema a ambos lados, en primera para el receptor al sentirse frustrado por no continuar y segundo para el emisor, ya que esas interrupciones no le permitirán escuchar y realizar preguntas importantes.

Es muy importante que al estar dentro del ámbito laboral y en un proceso donde estar en comunicación con los demás es de vital importancia, no dejar que nuestro cliente se vaya hacia diferentes caminos, nosotros como emisores tenemos que focalizarlo para hacerlo llegar a la conclusión adecuada o a la toma de decisiones que necesitamos.

La clave para crear preguntas realmente poderosas no existe, simplemente es cuestión de saber escuchar, saber reformular preguntas y poder obtener la mayor cantidad de información que nos ayudará al término o cierre de un negocio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *